«No entienden que Ricardo Alfonsín representará en España a todos los argentinos». Así lo manifestó el ex parlamentario Ariel García.

No fue elegido para ser el embajador del partido sino para representar y defender los intereses del País.
La misma dirigencia que olvidó los postulados democráticos y las características esenciales de nuestro partido es la que se molesta porque Ricardo Alfonsín represente los intereses de todos los argentinos en España.
Se tendrían que haber molestado por los históricos niveles de pobreza, inflación, desempleo y endeudamiento internacional. Un auténtico radical se molesta por esas cosas y defiende a los desposeídos, no los multiplica como lo hizo Macri.
La designación de Ricardo Alfonsín es un acto de la democracia. Más allá de su extracción política se tuvo en cuenta su capacidad y su mirada sobre las soluciones que se deben alcanzar para los problemas que nos dejó la revolución de la alegría.
El apellido «Alfonsín» trasciende las ideologías hasta la médula misma de los sistemas de Gobierno. El apellido «Alfonsín» es, para la Argentina, sinónimo de «democracia». Si hoy hay diversos partidos e ideologías en la escena pública argentina es gracias a la democracia que trajo Alfonsín acompañado por la voluntad popular. De otra manera estaríamos bajo un régimen de pensamiento único.
También, en materia de política exterior, a la República Argentina, no la representa el peronismo o el macrismo o el radicalismo, de modo que tener a un apellido como el de Alfonsín nada menos que en una embajada como la de España es un gran acierto: Ricardo no sólo es un hombre del radicalismo representando al País durante un gobierno del peronismo, sino que además es un hombre de la democracia representando a todo el pueblo Argentino que estuvo oscurecido por las dictaduras durante buena parte del siglo pasado.
Hay algunos egoístas que son muy cortos de mirada política, o muy obtusos en la mirada histórica, como para cuestionar este hecho. Y hay que ser muy caradura como para hacerlo desde sectores que aplaudieron la pobreza que nos dejó el macrismo. Esa es la esencia de las críticas de este enorme paso en las relaciones exteriores de nuestro país. Sólo el tiempo demostrará lo positivo de esta gran responsabilidad que asumirá Ricardo Alfonsín.

 

Share This