El legislador destacó haber dado el primer paso con la recuperación de la «Boina Blanca» como un símbolo de la resistencia y lucha contra el régimen, en la histórica revolución de 1890.

«La boina blanca es un símbolo de la transparencia y la lucha contra la corrupción, el clientelismo, los ataques a la democracia y a sus instituciones y el avasallamiento constante de los derechos de los ciudadanos. Es por ello que esta agrupación juvenil, que ha demostrado el empuje propio de la edad, ha sembrado una semilla que ha germinado y trascendido en el Movimiento Boina Blanca, con el que seguiremos contribuyendo a la renovación y transformación política en nuestra provincia y que sea una herramienta al servicio de la sociedad y de sus necesidades», expresó.

«Lo importante no es quien lleve el palo, sino la bandera. Y esa bandera de la democracia y de la lucha contra quienes oprimen a los más débiles, le pertenece a este Movimiento Boina Blanca», subrayó el parlamentario Ariel García.

«Me comuniqué con el presidente del partido, José Cano, y le expresé mis felicitaciones por el triunfo obtenido en las elecciones del domingo y les trasmití las célebres expresiones de un dirigente histórico como Ricardo Balbín: «el que gana conduce y el que pierde acompaña». Es por ello que acompañaremos con todo, sin mezquinar absolutamente nada de nuestro movimiento Boina Blanca, en las elecciones legislativas de octubre», sostuvo.

«Aportaremos nuestro caudal electoral y la militancia de los integrantes de este nuevo movimiento, que aspira a seguir construyendo dentro de la Unión Cívica Radical, para conformar una fuerza que imprima esa vocación militante que nos ha caracterizado y que se puso de manifiesto en lugares olvidados de nuestra provincia, que jamás volverán a estar postergados mientras haya un militante de boina blanca dispuesto a ayudar y sostener la bandera de los ideales de una política bien entendida, que transforme la realidad social y ponga de pie a los tucumanos».

El parlamentario opositor Ariel García enfatizó: «los resultados electorales marcan tiempos en la política y es el momento de que el radicalismo se posicione como la alternativa a esta década alperovichista, que está dejando más asignaturas pendientes que aprobadas. Desde nuestro espacio, pese a las acusaciones infundadas y canallas, hemos demostrado una verdadera oposición al régimen alperovichista y vamos a seguir insistiendo que no queremos que sigan atrasando la realidad provincial doscientos años, con delegados comunales que ofician de aguateros, o con servicios públicos que cada vez se encuentran más inalcanzables para un número mayor de tucumanos», puntualizó.

Compartir:


Share This