Así lo manifestó el legislador Ariel García quien también manifestó lo siguiente: «Hay que dejarle en claro a la gente cuales son las verdaderas causas de los problemas en la ciudad de Yerba Buena, la mentira y la estafa del intendente Mariano Campero son las características de su deficiente gestión municipal.
Campero es un mentiroso que estafa a los vecinos de Yerba Buena y quiere culparlo a los concejales. Es un mentiroso porque firmó un decreto para ausentarse de la provincia en horas previas a la sesión que se iba a desarrollar en el Concejo Deliberante. De esta manera, boicoteó la sesión dejándola sin quórum con la ausencia de los concejales Jantus, Rojas y Macome. Esa es la primera razón por la que el intendente miente.
Al día siguiente, luego de que un funcionario de Campero, le negara al presidente del Concejo Deliberante, asumir en sus funciones como intendente, ante la ausencia de la provincia comunicada por decreto, a los minutos, o como si hubiera estado escondido detrás de una plantita, apareció como por arte de magia el intendente, quien supuestamente estaba fuera de la provincia. Esta es la muestra más clara de que Campero no quiso ni quiere que funcione el Concejo Deliberante de Yerba Buena.
Prueba de ello es que también inventó una potencial sanción al concejal Jantus, tema que no figuraba en la convocatoria de la nueva sesión realizada el viernes. No figuraba ni podía incluirse jamás porque era una sesión especial extraordinaria. En esos casos se tratan sólo los temas que figuran en el orden día, cuestión que el intendente sabe muy bien porque hace dos años el era concejal.
También mandó funcionarios al Concejo Deliberante, incluido aquel que le impidió a Benjamín Zelaya el ingreso al despacho de la Intendencia. Esos funcionarios movilizaron a colaboradores y vecinos para que vayan a agredir e impedir la sesión especial extraordinaria, que justamente iba a tratarla citación de cinco funcionarios de su gabinete por diferentes irregularidades  administrativas en el funcionamiento del municipio.
 
Por otro lado el parlamentario radical Ariel García resalto y denuncio; Campero estafa a los vecinos cuando no quiere que sesione el Concejo porque tendrá que devolver todo el dinero que cobró desde que asumió como intendente en concepto del TEM. Lo hizo y lo sigue haciendo sin tener ningún instrumento legal que sostenga el cobro de ese tributo de emergencia a los comerciantes de la ciudad.
El cobro del TEM por parte de Campero es el verdadero escándalo de corrupción que envuelve a su gestión oscura. Tendrá que devolver los millones de pesos que cobró de manera ilegal a todos los contribuyentes de Yerba Buena.
Por ultimo el Vicepresidente Segundo de la Legislatura Ariel García destaco: «En cuanto a José Cano, lo más insólito de todo esto es la soberbia y la incapacidad del pre-candidato a diputado del PRO para generar autocrítica y convocar a la reflexión al intendente Campero, por los graves errores de su gestión. Lo más fácil para él es hacer declaraciones que ocultan, malintencionadamente, lo que verdaderamente sucede en Yerba Buena».
 
Pero no extraña esa actitud, porque cuando fue imputado en la Justicia Federal por el escándalo de los negociados en Corea culpó a los medios de prensa. Ahora, cuando Campero no quiere que funcione el Concejo Deliberante porque perdió la presidencia, la culpa es de otros. Siempre la culpa es de otros, pero resulta que hasta en las cuestiones más simples es el propio Cano el que no sabe el precio del pan, las naftas y la canasta alimentaria. Me pregunto ahora a quién culpará de ese nuevo error.


Compartir:


Share This